Templos de Abu Simbel

Templos de Abu Simbel

Los templos de Abu Simbel es un antiguo complejo, originalmente cortado en un acantilado de roca sólida, en el sur de Egipto y ubicado en la segunda catarata del río Nilo.

Los dos templos que componen el sitio fueron creados durante el reinado de Ramsés II (hacia 1279 - c 1213 aC) ya sea entre 1264 - 1244 aC o 1244-1224 aC. La discrepancia en las fechas se debe a las diferentes interpretaciones de la vida de Ramsés II por parte de los estudiosos modernos.

Es cierto, basado en la extensa obra de arte en todo el interior del Gran Templo, que las estructuras fueron creadas, al menos en parte, para celebrar la victoria de Ramsés sobre los hititas en la batalla de Kadesh en 1274 a. Para algunos estudiosos, esto indica una fecha probable de 1264 a. C. para la construcción inicial, ya que la victoria habría estado fresca en la memoria de la gente. Sin embargo, la decisión de construir el gran monumento en ese lugar preciso, en la frontera con las tierras conquistadas de Nubia, sugiere a otros eruditos la fecha posterior de 1244 a. C. en el sentido de que debería haber sido comenzada después de las Campañas de Nubia Ramsés II emprendió con sus hijos y fue construido como un símbolo del poder de Egipto.

Cualquiera sea la fecha en que comenzó la construcción, se acordó que se necesitaron veinte años para crear el complejo y que los templos están dedicados a los dioses Ra-Horakty, Amon Ra, Ptah, y el deificado Ramesses II (El Gran Templo) y la diosa Hathor y la Reina Nefertari, La esposa favorita de Ramsés (El pequeño templo). Si bien se supone que el nombre, `Abu Simbel ', fue la designación del complejo en la antigüedad, esto no es así. Supuestamente, el explorador suizo Burckhardt fue llevado al sitio por un niño llamado Abu Simbel en 1813 CE y el sitio fue nombrado después de él. Burckhardt, sin embargo, no pudo descubrir el sitio, que estaba enterrado en la arena hasta el cuello de los grandes colosos, y luego mencionó esta experiencia a su amigo y compañero explorador Giovanni Belzoni. Fue Belzoni quien descubrió y primero excavó (o saqueó) a Abu Simbel en 1817 CE y se considera probable que fue él, y no Burckhardt, quien fue llevado al lugar por el joven y quien nombró el complejo después de él. Al igual que con otros aspectos relacionados con Abu Simbel (como la fecha en que se inició), la verdad de cualquier versión de la historia está abierta a la interpretación y todo lo que se sabe es que el nombre original del complejo, si tenía una designación específica, se ha perdido.

Paquete Egipto y Mar Rojo 13 días/12 noches a partir de U$ 1150

LOS DOS TEMPLOS de Abu Simbel

El Gran Templo mide 98 pies (30 metros) de alto y 115 pies (35 metros) de largo con cuatro colosos sentados flanqueando la entrada, dos a cada lado, representando a Ramsés II en su trono; cada uno 65 pies (20 metros) de altura. Debajo de estas figuras gigantes hay estatuas más pequeñas (aún más grandes que las de tamaño natural) que representan a los enemigos conquistados de Ramsés, los nubios, los libios y los hititas. Otras estatuas representan a los miembros de su familia y varios dioses protectores y símbolos de poder. Pasando entre los colosos, a través de la entrada central, el interior del templo está decorado con grabados que muestran a Ramsés y Nefertari rindiendo homenaje a los dioses. La gran victoria de Ramsés en Cades (considerada por los estudiosos modernos más un empate que un triunfo egipcio) también se representa detalladamente en la pared norte de la sala hipóstila. Según los estudiosos Oakes y Gahlin, estos grabados de los eventos que rodean la batalla,

“Presente una cuenta animada tanto en relieves como en texto. Los preparativos para la batalla se están realizando en el campamento egipcio. Los caballos son enjaezados o se les da su forraje mientras que una soldadura tiene sus heridas vestidas. La carpa del rey también se representa, mientras que otra escena muestra un consejo de guerra entre Ramsés y sus oficiales. Dos espías hititas son capturados y golpeados hasta que revelen el verdadero paradero de Muwatalli, el rey hitita. Finalmente, los dos bandos entran en batalla, los egipcios cargan en forma ordenada mientras los hititas están en confusión, los carros se estrellan, los caballos salen disparados y los soldados caen al río Orontes. En el texto, Ramsés se enfrenta a todo el ejército hitita con una sola mano, aparte del apoyo prestado por [el dios] Amón, que lo defiende en la batalla y finalmente le entrega la victoria.”

Paquetes a Egipto a partr de U$ 192

Templo de Nefertari

Templo de Nefertari

El Pequeño Templo se encuentra cerca a una altura de 40 pies (12 metros) y 92 pies (28 metros) de largo. Este templo también está adornado por colosos en la fachada frontal, tres a cada lado de la entrada, que representan a Ramsés y su reina Nefertari (cuatro estatuas del rey y dos de la reina) a una altura de 32 pies (10 metros). El prestigio de la reina se manifiesta en que, por lo general, una mujer está representada en una escala mucho menor que el faraón, mientras que en Abu Simbel, Nefertari tiene el mismo tamaño que Ramsés.

El Pequeño Templo también es notable en que es la segunda vez en la historia del antiguo Egipto que un gobernante le dedicó un templo a su esposa (la primera vez fue el faraón Akhenaton, 1353-1336 aC, que dedicó un templo a su reina Nefertiti).

Las paredes de este templo están dedicadas a imágenes de Ramsés y Nefertari haciendo ofrendas a los dioses y representaciones de la diosa Hathor.


Un Sitio Sagrado

La ubicación del sitio era sagrada para Hathor mucho antes de que los templos se construyeran allí y, se cree, fue cuidadosamente elegido por Ramesses por esta misma razón. En ambos templos, Ramsés es reconocido como un dios entre otros dioses y su elección de un lugar ya sagrado habría fortalecido esta impresión entre la gente. Los templos también están alineados con el este, de modo que, dos veces al año, el 21 de febrero y el 21 de octubre, el sol brilla directamente en el santuario del Gran Templo para iluminar las estatuas de Ramsés y Amón. Se cree que las fechas corresponden al cumpleaños y la coronación de Ramsés. La alineación de las estructuras sagradas con el sol naciente o poniente, o con la posición del sol en los solsticios, era común en todo el mundo antiguo (mejor conocido en New Grange en Irlanda y Maeshowe en Escocia) pero el santuario del templo grande difiere de estos otros sitios en que la estatua del dios Ptah, que se encuentra entre los otros, está cuidadosamente posicionada para que nunca se ilumine en ningún momento. Como Ptah se asoció con el inframundo egipcio, su imagen se mantuvo en la oscuridad perpetua.Templos de Abu Simbel

La alta represa de Aswan

En la década de 1960, el gobierno egipcio planeó construir la presa alta de Asuán en el Nilo que habría sumergido ambos templos. Entre 1964 y 1968 EC, se llevó a cabo una empresa masiva en la que ambos templos fueron desmantelados y se movieron 213 pies (65 metros) hacia la meseta de los acantilados donde una vez se sentaron y reconstruyeron 690 pies (210 metros) hacia el norte al oeste de su ubicación original. Esta iniciativa fue impulsada por la UNESCO, con un equipo multinacional de arqueólogos, a un costo de más de 40 millones de dólares. Se tuvo gran cuidado para orientar ambos templos exactamente en la misma dirección que antes y se erigió una montaña hecha por el hombre para dar la impresión de los templos cortados en el acantilado.

“Antes de que comenzara el trabajo, se debía construir una presa cofre para proteger las sienes del agua que se elevaba rápidamente. Luego, las sienes se cortaron en bloques, teniendo cuidado de que los cortes se hicieran donde serían menos conspicuos cuando se vuelvan a ensamblar. Las paredes interiores y los techos fueron suspendidos de un marco de apoyo de hormigón armado. Cuando se volvieron a ensamblar los templos, las uniones se arreglaron con un mortero de cemento y arena del desierto. Esto fue hecho tan discretamente que hoy es imposible ver dónde se realizaron las uniones. Ambos templos se encuentran ahora dentro de una montaña artificial hecha de escombros y rocas, sostenida por dos vastas cúpulas de hormigón armado.”

Todas las estatuas y estelas más pequeñas que rodeaban el sitio original del complejo también se movieron y se colocaron en sus ubicaciones correspondientes a los templos. Entre ellas, hay estelas que muestran a Ramsés derrotando a sus enemigos, varios dioses y una estela que representa el matrimonio entre Ramsés y la princesa hitita Naptera, que ratificó el Tratado de Kadesh. Entre estos monumentos se incluye la Estela de Asha-hebsed, el capataz que organizó la fuerza de trabajo que construyó el complejo. Esta estela también relata cómo Ramesses decidió construir el complejo como un testamento perdurable de su perdurable gloria y cómo le confió el trabajo a Asha-hebsed. Hoy Abu Simbel es el sitio antiguo más visitado en Egipto después de las Pirámides de Giza e incluso tiene su propio aeropuerto para apoyar a los miles de turistas que llegan al sitio cada año.

Escrito por Joshua J. Mark
Traducido por Khaled Ahmed

 

Comentarios o preguntas son bienvenidos

denota un campo obligatorio