Santa Sofia, Mezquita Azul y palacio TopKapi son monumentos en Estambul debe visitar, disfruta Estambul y sus puntos de interés, son visitas obligadas en esta ciudad.

Monumentos en Estambul – Disfruta de Estambul

Un viaje a Estambul es un viaje al pasado, los mas de 2500 años de historia de esta ciudad están impregnados en sus calles, sus construcciones y, sobre todo, en los cientos de monumentos que se encuentran esparcidos por toda la ciudad.

Los monumentos en Estambul son de enorme belleza artística, gran relevancia histórica y muchos de ellos están bien conservados, esos monumentos nos hablan de una ciudad que a lo largo de los siglos ha sido Bizancio, Constantinopla y ahora Estambul. Al visitarlos podrás dar todo un paseo por algunos de los momentos más importantes de la humanidad.

Estos son los 8 monumentos históricos que no debes dejar de visitar en tu próximo viaje a Estambul:

Santa Sofia: aunque actualmente es un museo, Santa Sofia es probablemente el monumento histórico más importante en Estambul. Santa Sofia fue primero una iglesia católica durante el imperio bizantino, luego una mezquita durante el imperio otomano y hoy, en días de la republica de Turquía es un museo, tiene casi 1500 años de antigüedad durante ese tiempo ha sido testigo de gran parte de los cambios religiosos, políticos, sociales y económicos de la ciudad, y en la actualidad representa la fusión entre occidente y oriente, por eso es una de las visitas obligadas en Estambul.

La Mezquita Azul: esta mezquita fue construida durante la época de mayor poder del imperio otomano, hasta el día de hoy sigue funcionando como sitio de oración y complejo social. Hay un código de vestimenta que debes seguir si deseas entrar en la mezquita, asegúrate de respetarlo cuando visites la mezquita azul.

El Palacio Topkapi: Uno de los mejores monumentos en Estambul es el Palacio de Topkapi, no solo es enorme, sino que tambien esta muy bien conservado. El palacio era la casa de residencia de los sultanes y el centro gobernante desde el que operaba el Imperio Otomano, es una gran masa de edificios históricos, como cocinas, salas de circuncisión y el muy conocido harén.

La Torre Gálata: esta torre de origen genoves se encuentra en el distrito de Gálata y muestra una increíble vista panorámica de la ciudad de Estambul, el Cuerno de Oro y el Bósforo. Originalmente fue construida como una torre de vigilancia en 1348, el piso superior es también el lugar para el entretenimiento nocturno en forma de espectáculos nocturnos turcos.

La Cisterna Basílica: Esta cámara subterránea, bella y fascinante, es la más grande de varias cisternas antiguas ubicadas debajo de Estambul. Este monumento histórico data de tiempos bizantinos y fue redescubierto en el año 1545. Desde su renovación se ha convertido en un punto interés en Estambul. Asegúrate de ver las columnas con cabeza de medusa.

San Salvador de Chora: La Iglesia del Santo Salvador en Chora es una antigua iglesia bizantina y comparte gran parte de su historia con Santa Sofia, primero fue una iglesia católica, luego fue transformada en mezquita siglo XVI y luego se secularizó como museo. Aunque es menos pequeña, no es menos bella, sus interiores están cubiertos de hermosos mosaicos medievales y frescos que datan de 1312. La iglesia se sitúa en el distrito de Erdinekapi, justo fuera de las murallas originales de la ciudad.

El palacio de Dolmabahçe: este palacio es uno de los monumentos históricos más recientes de Estambul. Este lujoso palacio sustituyó al Palacio Topkapi como residencia privada de los sultanes y el principal centro de administración del Imperio Otomano desde 1856 hasta 1924, año en que se abolió el califato. El palacio es una mezcla ostentosa de estilos arquitectónicos que incluyen el otomano barroco, rococó, neoclásico y moderno.

El Hipódromo: de todos los monumentos en Estambul, el hipódromo es el monumento que puede pasar fácilmente desapercibido, ya que queda muy poco de estas ruinas bizantinas. Es posible que no lo notes, pero al cruzar Santa Sofía y la Basílica Cisterna de la Mezquita Azul, estás caminando por este famoso hipódromo donde a menudo se celebraban las carreras de carros. En su día Fue el centro de la vida bizantina. Hoy solo quedan tres de sus muchos obeliscos y estatuas. El obelisco central, El obelisco de Teodosio, fue comprado de Egipto por Teodosio en el año 390 DC.

En Estambul hay otros cientos de monumentos históricos que visitar, como, por ejemplo, la Mezquita Suleymaniye, la Mezquita Rüstem Pasa y el puente Gálata, pero sin duda estos monumentos son los más visitados por su valor histórico, la próxima vez que visites Estambul, no dejes de pasar la oportunidad de visitar estos fascinantes monumentos en Estambul.