La primera huelga de la historia - El valor cultural más importante en el antiguo Egipto era la armonía; conocido por los egipcios como Ma'at. El Ma'at era el concepto de equilibrio universal, comunal y personal que permitía al mundo funcionar como debería según la voluntad de los dioses. 

La primera huelga de la historia - El papiro de la huelga

Durante la mayor parte de la historia de Egipto, esta creencia sirvió bien a la cultura. El deber principal del rey era mantener ma'at y mantener el equilibrio entre la gente y sus dioses. Al hacerlo, necesitaba asegurarse de que todos los que estaban debajo de él estuvieran bien cuidados, que las fronteras estuvieran seguras, y que los ritos y rituales se realizaran de acuerdo con la tradición aceptada. Todas estas consideraciones proporcionaron para el bien de las personas y la tierra, ya que el mandato del rey significaba que todos tenían un trabajo y conocían su lugar en la jerarquía de la sociedad.

En ciertos momentos, sin embargo, el rey encontró difícil mantener esta armonía debido a la presión de las circunstancias y la falta de recursos. Esta situación es claramente evidente hacia el final de cada uno de los tres períodos conocidos como "reinos" y, a veces, durante un incidente especialmente interesante durante el Nuevo Reino (c.1570- c.1069 aC) se destaca porque ocurrió antes del declive real del poder del Nuevo Reino y, según algunos estudiosos, marca el comienzo del fin: la primera huelga laboral en la historia registrada.

Fondo histórico de la primera huelga de la historia

Ramsés III (1186-1155 aC) es considerado el último faraón bueno del Reino Nuevo. Él defendió las fronteras de Egiptomy restauró y renovó los templos y monumentos del país. Quería ser recordado de la misma manera que Ramsés II (1279-1213 aC) había sido, como un gran rey y padre de su pueblo, y al principio de su reinado tuvo éxito en esto. Sin embargo, Egipto no era el poder supremo que había tenido bajo Ramsés II, y el país que gobernó Ramesses III había sufrido una pérdida de estatus con los consiguientes recursos decrecientes de tributo y comercio.

En 1178 a. C., la confederación conocida como los Pueblos del Mar montó una invasión masiva contra Egipto que tensó aún más los recursos del país. Los Pueblos del Mar habían intentado conquistar Egipto dos veces antes, durante los reinados de Ramsés II y su sucesor inmediato Merenptah (1213-1203 aC). Ambos reyes los habían derrotado con éxito, pero el avance del ejército durante Ramesses III era mucho mayor aunque sus recursos eran menores.

Aun así, montó una fuerte defensa del país, fortificando bastiones a lo largo de las fronteras y en todo el interior y lanzando su

Ramses III - La primera huelga en la historia
Ramses III

armada contra los barcos invasores. Inició un reclutamiento nacional de todos los distritos de la tierra para construir el ejército y conferenció con sus generales sobre la mejor manera de vencer al enemigo en el mar: acercándolos lo suficiente a la costa en la desembocadura del Nilo para que estuvieran dentro del Rango de arqueros egipcios, pero manteniéndolos lo suficientemente lejos como para evitar un aterrizaje.

Su plan funcionó y los Pueblos del Mar fueron derrotados en la batalla naval, muchos de ellos fueron masacrados bajo la lluvia de flechas desde la orilla o se ahogaron cuando sus barcos naufragaron, pero las pérdidas egipcias en el combate terrestre parecen haber sido bastante altas. Las inscripciones de Ramsés III con respecto al evento solo se centran en la brillante victoria del mar en la desembocadura del Nilo y no dicen nada sobre la batalla terrestre. Puede haber habido muchas más vidas egipcias perdidas de las que los registros oficiales querían admitir y esto resultó en una pérdida de mano de obra en las granjas del país y una cosecha más delgada, menos comerciantes para comerciar bienes, y una pérdida de aquellos en otras ocupaciones que mantenían el economía fuerte.

Sin embargo, Ramsés III había obtenido una victoria deslumbrante, a la par con los informes del triunfo de Ramesses II en Kadesh en 1274 aC. Siguió esto, de acuerdo con el principio de ma'at, mediante la restauración de los templos y monumentos de la tierra a través de un gran recorrido desde el sur hacia el norte. Durante este tiempo supervisó los ajustes en los impuestos, se aseguró de que los funcionarios realizaran su trabajo de manera competente y corrigió la realización de rituales que no estaban en línea con la tradición. En todo esto, el faraón estaba tratando de elevar Egipto al estado que había conocido en el apogeo del Imperio Nuevo, pero incluso él debe haber sabido que no era suficiente. El costo de la comitiva del rey en su gira por Egipto habría sido un gasto increíble y un gasto en un tesoro ya tenso y las mejoras y renovaciones que ordenó pusieron aún mayores demandas de recursos.

Él, por lo tanto, ordenó una serie de expediciones a tierras extranjeras en el comercio y la conquista militar, todas las cuales tuvieron bastante éxito. Su mayor hazaña en este sentido fue la expedición de dos meses a la Tierra de Punt, un país rico en recursos que no habían sido visitados por los egipcios desde la época de Hatshepsut (1479-1458 aC). Estos esfuerzos deberían haber repuesto el tesoro pero, de alguna manera, no lo hicieron. Los académicos ofrecen diferentes teorías sobre por qué sucedió esto, pero la mayoría está de acuerdo en que el problema central era triple: una pérdida de trabajo por bajas en la guerra y el gasto increíble en repeler a los Pueblos del Mar, funcionarios corruptos que desviaron recursos a sus propias cuentas, y malas cosechas debido a las condiciones climáticas.

La primera huelga laboral

Durante más de 20 años, Ramsés III hizo todo lo posible por la gente y, cuando se acercaba a su trigésimo año, se pusieron en marcha planes para un gran festival jubilar que lo honraría. El egiptólogo Toby Wilkinson observa:

La corte esperaba con ansias el jubileo de treinta años del rey, decidido a organizar una celebración digna de un monarca tan glorioso. No habría escatimando, no se cortarían las esquinas. Solo las ceremonias más lujosas harían. Fue una decisión fatídica. Bajo la pompa y las circunstancias, el estado egipcio había sido seriamente debilitado por sus esfuerzos. Las pérdidas militares de 1178 todavía se sentían profundamente. El comercio exterior con el Cercano Oriente nunca se había recuperado por completo de la orgía de destrucción del pueblo del mar. Los cofres de los templos podrían estar llenos de cobre y mirra, pero sus suministros de granos, el alimento básico de la economía egipcia, estaban gravemente agotados. En ese contexto, los preparativos para el jubileo supondrían una seria pérdida de recursos.

Los problemas comenzaron en 1159 a. C., tres años antes del festival, cuando los salarios mensuales de los constructores de tumbas y artesanos en Set-Ma'at ("El Lugar de la Verdad", más conocido como Deir el-Medina) llegaron casi un mes. tarde. El escriba Amennakht, quien también parece haber servido como una especie de delegado sindical, negoció con los funcionarios locales para la distribución de maíz a los trabajadores, pero esto fue solo una solución temporal a un problema inmediato; la causa subyacente de la falla en el pago nunca se abordó.

En lugar de investigar lo que salió mal y tratar de evitar que vuelva a suceder, los funcionarios se dedicaron a la preparación para el gran festival. El pago a los trabajadores en Deir el-Medina fue una vez más tarde y luego otra vez hasta que, como escribe Wilkinson, "el sistema de pago a los trabajadores de la necrópolis se rompió por completo, provocando las primeras huelgas registradas en la historia

. Los trabajadores habían esperado 18 días más allá de su día de pago y se negaron a esperar más. Dejaron sus herramientas y marcharon hacia la ciudad gritando "¡tenemos hambre!" Primero se manifestaron en el templo mortuorio de Ramsés III y luego organizaron una sentada cerca del templo de Thutmosis III.

Los funcionarios locales no tenían idea de cómo lidiar con la situación; nada como esto había sucedido en la historia del país. Ma'at se aplicaba a todos, desde el rey hasta el campesino, y se esperaba que todos reconocieran su lugar en el esquema del universo y actuaran en consecuencia. Los trabajadores que se levantan y exigen su paga es simplemente una imposibilidad porque viola el principio de ma'at. Sin entender cómo lidiar con el problema, los funcionarios ordenaron que se entreguen pasteles a los trabajadores en huelga y esperaban que estuvieran satisfechos y se fueran a casa.

Diosa Maat La primera huelga de la historia
Diosa Ma'at

Los pasteles no fueron suficientes, sin embargo, y al día siguiente los hombres tomaron la puerta sur del Ramesseum, el almacén central de granos en Tebas. Algunos irrumpieron en las habitaciones interiores exigiendo su paga y los funcionarios del templo llamaron al jefe de la policía, un hombre llamado Montumes. Montumes les dijo a los huelguistas que abandonaran el templo y regresaran a su trabajo, pero se negaron. Impotente, Montumes se retiró y dejó el problema para que los funcionarios lo resolvieran. El pago retroactivo finalmente se entregó después de las negociaciones entre los sacerdotes oficiales y los huelguistas, pero tan pronto como los hombres regresaron a su pueblo, descubrieron que no recibirían su próximo pago.

Una vez más, los trabajadores se declararon en huelga, esta vez asumiendo el control y bloqueando todo acceso al Valle de los Reyes. La importancia de este acto fue que ningún sacerdote o miembro de la familia del difunto pudo ingresar con alimentos y bebidas para los difuntos, y esto se consideró una ofensa grave para la memoria de aquellos que habían pasado al más allá. Cuando los oficiales aparecieron con guardias armados y amenazaron con sacar a los hombres por la fuerza, un huelguista respondió que dañaría las tumbas reales antes de que pudieran moverse contra él, por lo que las dos partes quedaron estancadas.

Para entonces, los hombres ya no estaban simplemente atacando los pagos atrasados, sino lo que consideraban una grave violación de ma'at. Se suponía que el rey debía cuidar a su gente y eso significaba asegurarse de que los funcionarios que supervisaban los pagos lo hicieran correctamente y de manera oportuna. Pasaron tres años desde que comenzaron las huelgas y la situación no había cambiado: los trabajadores no recibirían su paga, se declararían en huelga, los funcionarios encontrarían los medios para pagarles, y el mismo escenario sería repite nuevamente el próximo mes. Los trabajadores de las tumbas y los artesanos afirmaron que se estaba perpetrando una injusticia de primer orden y querían que se abordara esa situación.

El gobierno local, sin embargo, todavía no entendía cómo manejar el problema. Era su responsabilidad mantener el orden y, especialmente con el jubileo por venir, mantener la paz y mantener la dignidad del faraón. No pudieron enviar un mensaje oficial a la capital de que los trabajadores de Tebas se negaron a hacer su trabajo o podrían enfrentar la ejecución por no cumplir con su deber; entonces ellos no hicieron nada. De acuerdo con las tradiciones de la cultura, deberían haber enviado un mensaje al visir que luego habría investigado y corregido el problema. De hecho, el visir vino a Tebas más o menos a esta hora para recoger estatuas para la celebración del jubileo, pero no hay indicios de que le hayan dicho nada sobre los trabajadores en huelga.

El jubileo en 1156 a. C. fue un gran éxito y, como en todos los festivales, los participantes olvidaron sus problemas diarios con el baile y la bebida. El problema no desapareció, sin embargo, los trabajadores continuaron sus huelgas y su lucha por un pago justo en los meses siguientes. Finalmente, parece que se llegó a algún tipo de resolución por la cual los funcionarios podían hacer pagos a los trabajadores a tiempo, pero la dinámica de la relación entre los funcionarios del templo y los trabajadores había cambiado, al igual que la aplicación práctica del concepto de maat,  estos nunca volverían a sus entendimientos anteriores nuevamente. Ma'at era responsabilidad del faraón para supervisar y mantener, no a los trabajadores; y, sin embargo, los hombres de Deir el-Medina se habían encargado de corregir lo que consideraban una brecha en las políticas que ayudaron a mantener la armonía y el equilibrio esenciales. La gente común se había visto obligada a asumir las responsabilidades del rey.

ignificado 

Las huelgas de los trabajadores de la tumba y los artesanos fueron especialmente influyentes porque estos hombres se encontraban entre los mejor pagados y más respetados del país. Si pudieran ser tratados tan mal, el razonamiento fue, entonces otros deberían esperar incluso peor. La influencia de las huelgas también fue tan grande porque estos trabajadores tenían mucho que perder, eran muy conscientes del principio de ma'at y su deber y, sin embargo, optaron por enfrentarse a una práctica gubernamental que consideraban injusta. . Lo que comenzó como una queja sobre los salarios atrasados ​​se convirtió en una acción de protesta contra la corrupción y la injusticia. Hacia el final de sus huelgas, los trabajadores ya no estaban cantando sobre su hambre, sino sobre el tema más amplio:

Hemos ido a la huelga no por hambre sino porque tenemos una grave acusación que hacer: se han hecho cosas malas en este lugar de Faraón. (Wilkinson, 337)

El éxito de las huelgas de obreros / artesanos de la tumba inspiró a otros a hacer lo mismo. Así como los registros oficiales de la batalla con los Pueblos del Mar nunca registraron las pérdidas egipcias en la batalla terrestre, tampoco registran ninguna mención de los ataques. El registro de la huelga proviene de un rollo de papiro descubierto en Deir el-Medina y muy probablemente escrito por el escriba Amennakht. El precedente de los trabajadores que abandonan sus puestos de trabajo fue establecido por estos eventos y, aunque no existen informes oficiales existentes de otros eventos similares, los trabajadores ahora entendieron que tenían más poder de lo que se pensaba. Las huelgas se mencionan en la última parte del Nuevo Reino y el Período Tardío y no hay duda de que la práctica comenzó con los trabajadores en Deir el-Medina en la época de Ramsés III.

Escrito por Joshua J. Mark
Traducido por Khaled Ahmed

Campos marcados con * son obligatorios

Reemplazo de dinero 100% en caso de no sea satisfecho de nuestro servicio
SATISFACCIÓN GARANTIZADA
Comprobar opiniones de nuestros pasajeros en Tripadvisor Testimonios

Testimonios

Cartas a los muertos en el antiguo Egipto
Cartas de consulta y pidiendo ayuda a los muertos.

El equilibrio y la ley en el antiguo Egipto
El Ma'at, armonía cósmica del universo