La paleta de Narmer

La paleta de Narmer

Paleta de Narmer

Paleta de Narmer fue descubierto entre un grupo de instrumentos sagrados ritualmente enterrados en un depósito dentro de un templo antiguo del dios falcon Horus en el lugar de Hierakonpolis (la capital de Egipto durante el período pre-dinástico),

Este gran objeto ceremonial es uno de los artefactos más importantes desde el inicio de la civilización egipcia. La paleta bellamente esculpida, de 63,5 cm (más de 2 pies) de altura y hecha de siltstone liso verde-grisáceo,

Está decorada en ambos lados con bajo relieve detallado. Estas escenas muestran un rey, identificado por el nombre como Narmer, y una serie de escenas ambiguas que fueron difíciles de interpretar y resultaron en una serie de teorías en relación a su significado.

La alta calidad del acabado, su función original como objeto ritual dedicado a un dios y la complejidad de la imagen indican claramente que éste fue un objeto significativo, pero una interpretación satisfactoria de las escenas ha sido evasiva.

Ver nuestros viajes a Egipto aquí

¿Para qué sirve la paleta de Narmer?

La paleta de Narmer en sí es una versión monumental de un tipo de objeto de uso diario comúnmente encontrado en el período predinástico – las paletas eran generalmente lisas, objetos de piedra mínimamente decorados usados ​​para moler y mezclar minerales para los cosméticos.

El delineador de ojos oscuros era un aspecto esencial de la vida en la región soleada; Como las marcas oscuras colocadas bajo los ojos de los atletas modernos, el cosmético negro alrededor de los ojos sirvió para reducir el brillo.

Las paletas cosméticas básicas estaban entre los bienes típicos encontrados durante esta era primitiva.

Además de esas paletas simples, puramente funcionales, sin embargo, había también una serie de paletas más grandes, mucho más elaboradas, creadas en ese período.

Estos objetos todavía sirvieron como función de moler y mezclar cosméticos, pero también fueron tallados con escultura en alivio.

Muchas de las paletas anteriores exhiben animales-algunos reales, algunos fantásticos-, mientras que ejemplos posteriores, como la paleta Narmer, se concentran en acciones humanas.

Las investigaciones sugieren que estas paletas decoradas se utilizaron en las ceremonias del templo, tal vez para moler o mezclar el maquillaje para aplicar ritualmente a la imagen del dios. El ritual posterior del templo incluyó elaboradas ceremonias.

en el que participan la unción y vestimenta de imágenes divinas; Estas paletas probablemente indican una encarnación precoz de ese proceso.

Un objeto ceremonial, ritualmente enterrado

La paleta de Narmer fue descubierta en 1898 por James Quibell y Frederick Green. Se encontró con una colección de otros objetos que se utilizaron para fines ceremoniales y luego enterrados ritualmente dentro del templo en Hierakonpolis.

Los chaches del templo de ese tipo no son inusuales. Había un gran foco en los objetos rituales y votivos (ofrendas al dios) en los templos.

Todo gobernante, individuo de élite y cualquier otra persona que pudiera pagar, donó elementos al templo para mostrar su piedad y aumentar su conexión con la divinidad.

Después de un período de tiempo, el templo quedaría lleno de esos objetos y el espacio necesitaría ser liberado para nuevas donaciones votivas.

Sin embargo, una vez que se habían dedicado a un templo y santificado, los elementos antiguos que necesitaban ser limpios no podrían simplemente ser jugados fuera o vendidos.

En vez de eso, la práctica general era enterrarlos en un pozo debajo del suelo del templo. Muchas veces, estos cachés incluyen objetos de una variedad de fechas y una mezcla de tipos, de estatuas reales a muebles.

Ver nuestros viajes a Egipto aquí

Convenciones que permanecen iguales por miles de años

Hay varias razones por las que la paleta de Narmer se considera de tal importancia.

Primero, es una de las pocas de esas paletas descubiertas en una excavación controlada.

En segundo lugar, hay una serie de características formales e iconográficas que aparecen en la paleta  de Narmer que permanecen convencionales en el arte bidimensional egipcio para los siguientes tres milenios.

  • Estos incluyen la forma en que se representan las figuras,
  • las escenas que se organizan en zonas horizontales regulares conocidas como registros 
  • el uso de escala jerárquica para indicar la importancia relativa de los individuos.
  • Además, gran parte de la regalia usada por el rey, como las coronas, las faldas, la barba real y la cola del toro,

así como otros elementos visuales, como la pose, Narmer asume uno de los rostros donde agarra a un enemigo por los cabellos y se prepara para aplastar su cráneo con una manzana, continúan siendo utilizados a partir de esta época todo el camino a través de la era romana.

Lo que vemos en la paleta del Narmer

La paleta de Narmer

El rey está representado dos veces en forma humana, una vez en cada cara, seguido por su portador de sandalia. También puede ser representado como un toro poderoso, destruyendo una ciudad amurallada con sus cuernos macizos, en un modo que de nuevo se vuelve convencional – el faraón es regularmente referido como “Toro fuerte”.

Además de las escenas primarias, la paleta incluye un par de criaturas fantásticas, conocidas como serpopards-leopards con cuellos largos e irritados, que son cosechados y controlados por un par de asistentes. Sus cuellos se entrelazan y definen el receso donde ocurrió la preparación del maquillaje.

El registro más bajo en ambos lados incluye imágenes de enemigos muertos, mientras que ambos registros superiores presentan cabezas híbridas de humano-toro y el nombre del rey.

Las cabezas de toro frontal probablemente están conectadas a una diosa del cielo conocida como Bat y están relacionadas con el cielo y el horizonte.

El nombre del rey, escrito jeroglíficamente como un pez y un cincel, se contiene dentro de un elemento cuadrado que representa una fachada del palacio.

Posible interpretación: unificación del Alto y Bajo Egipto

Paleta de Narmer

 

Como se mencionó anteriormente, hubo una serie de teorías relacionadas con las escenas esculpidas en la paleta de Narmer.

Algunos interpretaron las escenas de batalla como un registro narrativo histórico de la unificación inicial de Egipto bajo una regla, apoyada por el tiempo general (como este es el período de la unificación) y el hecho de que Narmer ostenta la corona conectada al Alto Egipto en una cara de la paleta y de la corona del Bajo Egipto por otro – este es el primer ejemplo preservado en que las dos coronas son usadas por la misma regla.

Otras teorías sugieren que, en lugar de una representación histórica real, esas escenas fueron puramente ceremoniales y relacionadas con el concepto de unificación en general.

Otra interpretación: el sol y el rey

Las investigaciones más recientes sobre el programa decorativo vincularon la imagen al equilibrio cuidadoso del orden y del caos (conocido como ma’at y isfet) que era un elemento fundamental de la idea egipcia del cosmos.

También puede ser relacionado con la jornada diaria del dios del sol que se convierte en un aspecto central en la religión egipcia en los siglos subsiguientes.

La escena que muestra a Narmer vistiendo la Corona Roja del Egipcio Inferior (con su curva distintiva) * lo describe procesando los cuerpos decapitados de sus enemigos.

Las dos filas de cuerpos propensos se colocan debajo de la imagen de un barco de alta proa que se prepara para pasar por una puerta abierta. Esta puede ser una referencia precoz a la jornada del dios del sol en su barco.

En textos posteriores, la Corona Roja está conectada con batallas sangrientas cogidas por el dios del sol antes del amanecer con la cabeza cortada en su jornada diaria y esta escena puede estar relacionada a eso.

Es interesante notar que los enemigos se muestran como no sólo ejecutados, pero tornados completamente impotentes – sus penes castrados se colocaron en la parte superior de sus cabezas cortadas.

En la otra cara, Narmer usa la Corona Blanca del Alto Egipto (que parece un perno de boliche), pues agarra a un enemigo inerte por el pelo y se prepara para aplastar su cráneo.

La Corona Blanca está relacionada con el brillo deslumbrante del sol lleno del mediodía en su cenit, así como la luminosa luz nocturna de las estrellas y de la luna.

Al usar ambas coronas, Narmer puede no sólo expresar ceremonialmente su dominio sobre Egipto unificado, sino también la importancia inicial del ciclo solar y el papel del rey en este proceso diario.

Este objeto fascinante es un ejemplo increíble del arte egipcio precoz. Las imágenes preservadas en esta paleta proporcionan una mirada a la riqueza de los aspectos visuales y de los conceptos religiosos que se desarrollan en los períodos subsiguientes. Es un artefacto de importancia vital de extrema importancia para nuestra comprensión del desarrollo de la cultura egipcia en varios niveles.

La Corona Roja del Bajo Egipto y la Corona Blanca del Alto Egipto fueron las primeras coronas usadas por el rey y están íntimamente ligadas a la unificación del país que desencadena la civilización egipcia llena.

La primera representación de ellos usada por el mismo gobernante está en la paleta Narmer, significando que el rey gobernaba las dos áreas del país.

Después de la unificación, el quinto gobernante de la Primera Dinastía se exhibe usando las dos coronas simultáneamente, combinadas en una.

Esta corona, a menudo referida como la Corona doble, sigue siendo una corona primaria usada por el faraón en toda la historia egipcia.

Las diferentes coronas rojas y blancas, sin embargo, continúan siendo usadas también y mantienen sus conexiones geográficas.

Hay varias palabras egipcias usadas para esas coronas (nueve para el blanco y 11 para el rojo), pero la más común – deshret y hedjet – se refiere a los colores rojo y blanco, respectivamente.

Es a partir de estos términos de identificación que tomamos su nombre moderno. Los textos iniciales dejan claro que esas coronas eran creídas para ser imbuidas de poder divino y personificadas como diosas.