Magia egipcia antigua

Magos egipcios

En el mito egipcio, la magia (heka) era una de las fuerzas utilizadas por el creador para hacer el mundo. A través de heka, las
acciones simbólicas podrían tener efectos prácticos. Se creía que todas las deidades y personas poseían esta fuerza en algún grado, pero había reglas sobre por qué y cómo podría usarse.
Los sacerdotes fueron los principales practicantes de la magia en el Egipto faraónico, donde fueron vistos como guardianes de un conocimiento secreto dado por los dioses a la humanidad para 'evitar o alejar los golpes del destino'. Los usuarios más respetados de la magia eran los sacerdotes lectores, que podían leer los antiguos libros de magia guardados en las bibliotecas de templos y palacios. En las historias populares, a estos hombres se les atribuía el poder de dar vida a los animales de cera, o hacer retroceder las aguas de un lago.

“Los usuarios de magia más respetados fueron los sacerdotes lectores...”

Los verdaderos sacerdotes lectores realizaban rituales mágicos para proteger a su rey y ayudar a los muertos a renacer. En el primer Magia egipcia antiguamilenio antes de Cristo, su papel parece haber sido asumido por los magos (hekau). La magia curativa era una especialidad de los sacerdotes que servían a Sekhmet, la temible diosa de la plaga.

De menor estatus fueron los encantadores de escorpiones, que usaron la magia para eliminar una zona de reptiles e insectos venenosos. Las parteras y las enfermeras también incluían la magia entre sus habilidades, y las mujeres sabias podían ser consultadas acerca de qué fantasma o deidad estaba causando problemas a las personas.

Los amuletos eran otra fuente de poder mágico, obtenible de los 'protectores', que podían ser hombres o mujeres. Ninguno de estos usos de la magia fue desaprobado, ni por el estado ni por el sacerdocio. Solo a los extranjeros se los acusa regularmente de usar magia maligna. No es hasta el período romano que hay mucha evidencia de magos individuales que practican magia dañina para la recompensa financiera.

Os amuletos eram outra fonte de poder mágico, obtida de "fabricantes de proteção", que podiam ser homens ou mulheres. Nenhum desses usos de magia foi desaprovado - nem pelo estado nem pelo sacerdócio. Somente estrangeiros eram regularmente acusados de usar a magia do mal. Não é até o período romano que há muita evidência de mágicos individuais praticando magia prejudicial para recompensa financeira.

Técnicas

El amanecer era el momento más propicio para realizar magia, y el mago tenía que estar en un estado de pureza ritual. Esto puede implicar abstenerse de tener relaciones sexuales antes del rito y evitar el contacto con personas a las que se considera contaminada, como los embalsamadores o las mujeres que menstrúan. Idealmente, el mago se bañaría y luego se vestirá con ropa nueva o limpia antes de comenzar un hechizo.

Varas de metal que representaban a la diosa de la serpiente Gran Magia fueron llevadas por algunos practicantes de magia. Varillas semicirculares de marfil, decoradas con temibles deidades, se usaron en el segundo milenio antes de Cristo. Las varitas eran símbolos de la autoridad del mago para convocar a seres poderosos y obligarlos a obedecerlo.

Solo un pequeño porcentaje de egipcios sabía leer y escribir, por lo que la magia escrita era el tipo más prestigioso de todos. Las colecciones privadas de hechizos eran posesiones preciadas, transmitidas dentro de las familias. Los hechizos protectores o de curación escritos en papiro a veces se doblaban y usaban en el cuerpo.

”Las colecciones privadas de hechizos eran posesiones preciadas, transmitidas dentro de las familias.”

Un hechizo por lo general consistía en dos partes: las palabras a ser pronunciadas y una descripción de las acciones a tomar. Para ser eficaz, todas las palabras, especialmente los nombres secretos de las deidades, debían pronunciarse correctamente. Las palabras pueden ser pronunciadas para activar el poder de un amuleto, una estatuilla o una poción. Estas pociones pueden contener ingredientes extraños, como la sangre de un perro negro o la leche de una mujer que tuvo un hijo varón. La música y la danza, y los gestos, como señalar y estampar, también podrían formar parte de un hechizo.

Paquete Egipto y Hurghada Mar Rojo 13 días/12 noches 5***** desde U$ 1150

Proteccion

Se pensaba que las deidades enojadas, los fantasmas celosos y los demonios y hechiceros extranjeros causaban desgracias como enfermedades, accidentes, pobreza e infertilidad. La magia proporcionó un sistema de defensa contra estos males para las personas a lo largo de sus vidas.

Reposacabezas de un escriba protegido con deidades protectoras, incluido el dios Bes, que evitó los demonios malvados del dueño de los reposacabezas mientras dormía

Se pensaba que estampar, gritar y hacer ruidos con matracas, tambores y tambores alejaba a las fuerzas hostiles de las mujeres vulnerables, como las que estaban embarazadas o/a punto de dar a luz, y de los niños, también un grupo en riesgo, responsable morir de enfermedades infantiles

Algunas de las varitas de marfil pueden haber sido utilizadas para dibujar un círculo protector alrededor del área donde una mujer debía dar a luz, o para amamantar a su hijo. Las varitas estaban grabadas con los seres peligrosos invocados por el mago para luchar en nombre de la madre y el niño. Se muestran apuñalando, estrangulando o mordiendo las fuerzas del mal, que están representadas por serpientes y extranjeros.

Los combatientes sobrenaturales, como Bes-enano-león y la diosa de los hipopótamos Taweret, estaban representados en muebles y utensilios domésticos. Su trabajo era proteger la casa, especialmente por la noche, cuando se sentía que las fuerzas del caos eran más poderosas.

Bes y Taweret también aparecen en joyería de amuletos. Los egipcios de todas las clases usaban amuletos protectores, que podían tomar la forma de poderosas deidades o animales, o usar nombres reales y símbolos. Otros amuletos fueron diseñados para dotar mágicamente al usuario de cualidades deseables, como una larga vida, prosperidad y buena salud.

Curación

La magia no era tanto una alternativa al tratamiento médico como una terapia complementaria. Los papiros mágico-médicos sobrevivientes contienen hechizos para el uso de médicos, sacerdotes de Sekhmet y encantadores de escorpiones. Los hechizos a menudo estaban dirigidos a los seres sobrenaturales que se creía que eran la causa principal de las enfermedades. Conocer los nombres de estos seres le dio al mago el poder de actuar en contra de ellos.

Como se pensaba que los demonios eran atraídos por cosas inmundas, a veces se hacían intentos para sacarlos del estiércol del cuerpo del paciente; en otras ocasiones se usaba una sustancia dulce como la miel para repelerlos. Otra técnica fue que el médico dibujara imágenes de deidades en la piel del paciente. El paciente luego los lamió para absorber su poder de curación.

Muchos hechizos incluyeron discursos, que el médico o el paciente recitaron para identificarse con los personajes del mito egipcio. El doctor pudo haber proclamado que él era Thoth, el dios del conocimiento mágico que curó el ojo herido del dios Horus. Actuar sobre el mito aseguraría que el paciente se curaría, como Horus.

Colecciones de hechizos de curación y protección a veces se inscribieron en estatuas y losas de piedra (estelas) para uso público. Una estatua del rey Ramsés III (c.1184-1153 aC), establecida en el desierto, proporcionó hechizos para desterrar serpientes y curar mordeduras de serpientes.

Un tipo de estela mágica conocida como cippus siempre muestra al dios infantil Horus superando animales y reptiles peligrosos. Algunos tienen inscripciones que describen cómo Horus fue envenenado por sus enemigos, y cómo Isis, su madre, suplicó por la vida de su hijo, hasta que el dios sol Ra envió a Thoth a curarlo. La historia termina con la promesa de que cualquiera que esté sufriendo será sanado, ya que Horus fue sanado. Se puede acceder al poder en estas palabras e imágenes vertiendo agua sobre el cippus. El paciente bebía el agua mágica o la lavaba.

 Maldiciones

Aunque la magia se usó principalmente para proteger o sanar, el estado egipcio también practicó la magia destructiva. Los nombres de enemigos extranjeros y traidores egipcios se inscribieron en vasijas de arcilla, tabletas o figurillas de prisioneros atados. Estos objetos luego fueron quemados, rotos o enterrados en cementerios en la creencia de que esto debilitaría o destruiría al enemigo.
En los principales templos, los sacerdotes y sacerdotisas realizaban una ceremonia para maldecir a los enemigos del orden divino, como la serpiente del caos Apophis, que estaba eternamente en guerra con el dios creador del sol. Las imágenes de Apophis se dibujaron en papiro o se modelaron en cera, y estas imágenes fueron escupidas, pisoteadas, apuñaladas y quemadas. Todo lo que quedaba se disolvió en cubos de orina. Los más feroces dioses y diosas del panteón egipcio fueron convocados para luchar y destruir cada parte de Apophis, incluyendo su alma (ba) y su heka. Los enemigos humanos de los reyes de Egipto también podrían ser maldecidos durante esta ceremonia.

Este tipo de magia se volvió contra el rey Ramsés III por un grupo de sacerdotes, cortesanos y damas de harén. Estos conspiradores obtuvieron un libro de magia destructiva de la biblioteca real y lo usaron para hacer pociones, hechizos escritos y figuras de cera con las que dañar al rey y a sus guardaespaldas. Se creía que las figurillas mágicas eran más efectivas si incorporaban algo de la víctima prevista, como pelo, recortes de uñas o fluidos corporales. Las damas traidoras del harén habrían podido obtener tales sustancias pero la trama parece haber fallado. Los conspiradores fueron juzgados por brujería y condenados a muerte.

Los muertos

Todos los egipcios esperaban necesitar heka para preservar sus cuerpos y almas en el más allá, y las maldiciones que amenazaban con enviar animales peligrosos para cazar a los ladrones de tumbas a veces se inscribían en las paredes de las tumbas. El cuerpo momificado estaba protegido por amuletos, escondidos debajo de sus envolturas. Las colecciones de hechizos funerarios, como los Textos de Ataúd y el Libro de los Muertos, se incluyeron en entierros de élite, para proporcionar conocimiento mágico esotérico.

El alma de la persona muerta, usualmente mostrada como un pájaro con cabeza y brazos humanos, hizo un viaje peligroso a través del inframundo. El alma tenía que vencer a los demonios que encontraría mediante el uso de palabras y gestos mágicos. Hubo incluso hechizos para ayudar al difunto cuando los cuarenta y dos jueces del inframundo evaluaban su vida pasada. Una vez que una persona muerta fue declarada inocente se convirtieron en un akh, un espíritu 'transfigurado'. Esto les dio un gran poder, un tipo superior de magia, que podría usarse en nombre de sus parientes vivos.

”El alma tenía que vencer a los demonios que encontraría mediante el uso de palabras y gestos mágicos.”

Escrito por Dr Geraldine Pinch
Traducido por Khaled Saber

Comentarios o preguntas son bienvenidos

indicates required field

Los mejores precios de aviones